Entrevista a Georg Iggers

 

Red de Estudiantes de Historia

 

P.S.: Para extender los esfuerzos por entender la tradición alemana de la historiografía en The German Conception of History, usted publicó New Directions in European Historiography (1975) con el fin de capturar la esencia de las grandes tendencias de la historiografía europea. En ese contexto, el libro está organizado en torno a las tres concepciones más importantes que guían a la historia en el siglo 19 y 20 en Europa: una nomológica, una hermenéutica  y un enfoque materialista dialéctico. Estas tres representan los esfuerzos de los historiadores practicantes por superar las insuficiencias de los periodos anteriores, en una búsqueda por satisfacer las necesidades contemporáneas.

Aunque usted examinó los acontecimientos recientes dentro de las tres escuelas consideradas en la edición revisada de su trabajo en 1984, ¿cuáles serían los aspectos más importantes que resaltaría una crítica actualizada de esas tres escuelas, si se volviera a evaluar el tema después de 30 años?

 

G.I.: No recuerdo haber hecho esta distinción en tres partes. En ese libro traté de ir más allá de Alemania, para abordar una perspectiva europea más amplia. La edición alemana, Vom Historismus zur Historischen Sozialwissenschaft (1978), también se ocupó de las tendencias actuales en la escritura histórica de América.

 

En el libro New Directions se señaló la distancia entre estos enfoques y el historicismo del siglo XIX –que no debe ser confundido con el historicismo tal como fue definido por Karl Popper- con su enfoque narrativo sobrelos acontecimientos politicos y su transición a los nuevos enfoques orientados hacia las ciencias sociales.

Específicamente, yo tenía en mente a los Annales franceses; la historia de las ciencias sociales neoweberiana en Alemania y variedades de marxismo, incluyendo un capítulo sobre la historiografía polaca, que después de 1956 se había liberado en gran medida del marxismo ortodoxo para acercarse a una historia social y económica más abierta.

No han pasado 30, sino 40 años desde la publicación de la edición original en inglés en 1975. Ahora considero que el libro tiene su caducidad ahora, porque el clima histórico ha cambiado fundamentalmente en los últimos cuarenta años.

Con el giro lingüístico y cultural los paradigmas de las ciencias sociales que parecían tan importantes en el libro han sido severamente cuestionados y, en parte, reemplazados.

 

Pero como se indicó  antes, los temas de las narrativas históricas también cambiaron: se han alejado de las élites masculinas casi exclusivamente blancas en Occidente y se dirigen al estudio de las consideraciones de género, etnicidad y el estudio de los más desfavorecidos en sus respectivos países y en el mundo pos-colonial.

Todo esto ha sido corregido en Historiography in the Twentiieth Century, Scientific Objectivity and the Postmodernist Challenge, libro publicado por primera vez en una edición en alemana (1993), pero actualizado en varias ediciones europeas y asiáticas, incluyendo una turca.

En cuanto a su pregunta sobre las diferencias en los libros New Directions e Historiography in the Twentieth Century: Una de las fallas de todo mi trabajo, incluyendo Historiography in the Twentiieth Century fue que olvidé que estamos viviendo en un mundo post -colonial global. El mismo Eurocentrismo o el enfoque centrado en Occidente también marcan las preguntas que formulas en esta entrevista.

Mi trabajo reciente, al que no te referiste en esta entrevista, trató de superar esa estrechez. Junto con un chino y un colega de la India Q(ingjia) Edward Wang y Supriya Mukherjee,  escribí A Global History of Modern Historiography (2008) que examinó la interrelación de las historiografías occidentales y no occidentales desde mediados del siglo XVIII hasta principios del siglo XXI. Desde entonces ha sido traducido al chino y al ruso, y hay una edición ampliamente revisada y actualizada que apareció en alemán en 2013.

En la actualidad con Wang estoy editando un volumen sobre la pertinencia o falta de pertinencia de las ideas marxistas de la historiografía mundial de hoy en día, que se espera que aparezca antes del final de 2015.

 

P.S.: La siguiente es una respuesta que le envié cuando nos acercamos por primera vez hace medio año. Desde entonces han pasado muchas cosas y debe ser actualizada. Pero no estoy seguro de que se ajuste a las preguntas anteriores. No obstante, si todavía quieres usarla, la trabajaré de nuevo. Al leer su autobiografía Two Lives in Uncertain Times: Facing the Challenges of the 20th Century as Scholars and Citizens, nosotros entendemos que ustedes emigraron a los Estados Unidos debido al anti-semitismo que usted y su familia sufrieron en la Alemania nazi y que, además, esa fue la fuerza que te impulsó a luchar con todas tus fuerzas en contra de la segregación de los Negros Norteamericanos, aunque la empresa fuera arriesgada en ese entonces. Como líder intelectual que no es acrítico con lo que sucede actualmente en el mundo, ¿podrías expresar tu opinión acerca de la mirada "occidental" sobre el Islam, en general, y sobre la popularización del punto de vista israelí sobre los árabes en particular?

 

G.I.: Será una pregunta que responderé para tu información personal. La pregunta 13 no está directamente relacionada con las preguntas 1 a 12, la última frase de la entrevista en la que me pides expresar mi opinion sobre el punto de vista “occidental” sobre el Islam y el punto de vista más popular entre los israelíes sobre los árabes en particular.

Este punto también require una respuesta extensa, pero voy a responder a ella brevemente para que conozcas cuál es mi posición personal. En cuanto a la última oración acerca del punto de vista absoluto de los israelíes acerca de los árabes, ellos están divididos. Probablemente tu conoces el periódico Haaretz que representa una posición liberal, crítica no solo de la ocupación sino del racism de la “política doméstica”, incluyendo la terrible forma en la que los refugiados africanos son tratados.

Este punto también require una respuesta extensa, pero voy a responder a ella brevemente para que conozcas cuál es mi posición personal. En cuanto a la última oración acerca del punto de vista absoluto de los israelíes acerca de los árabes, ellos están divididos. Probablemente tu conoces el periódico Haaretz que representa una posición liberal, crítica no solo de la ocupación sino del racism de la “política doméstica”, incluyendo la terrible forma en la que los refugiados africanos son tratados.

Para darte una idea sobre la división de la opinión israelí, tu deberías seguir la actual controversia que llegó a un punto hace dos o tres días, y que se puede seguir en the Guardian, cuando la figura de la literatura israelí Amos Oz llamó a los vándalos ultra-sionistas que habían desfigurado mesquitas musulmanas e Iglesias cristianas terroristas y neo-Nazis.

 

Yo soy judío, pero no soy enfáticamente un israelí, pero mi esposa tiene Buenos amigos en Israel, amigos que se identificarían claramente con Amos Oz. Por otro lado se ha producido un cambio inquietante y peligroso hacia la derecha, en parte influenciado por el millón de judíos de Rusia que han emigrado a Israel y han ayudado a poner a Natanyahu, a quien considero un nacionalista peligroso, en el poder.

 

En cuanto al punto de vista "occidental" del Islam, déjame decir primero algo sobre mi propia perspectiva judía. Me parece que el cristianismo a lo largo de su historia ha sido hostil con los judíos. Ha habido pogroms repetidos. Los católicos, en 1492 en España y 1496 en Portugal, llevaron a cabo su propio holocausto genocida contra judíos -y de paso también a los musulmanes-, quemaron decenas de miles de personas en la hoguera. Martín Lutero predicó también la persecución de los judíos.

Algunos judíos españoles y portugueses huyeron a Amsterdam, que no era ni católica ni luterana, pero el mayor número de ellos huyó a países árabes y al Imperio Otomano y fueron aceptados allí.

El antijudaísmo religioso empezó con la emancipación, en Occidente y en Alemania y Austria, a fines del siglo XIX, un fenómeno que tuvo un giro hacia el anti-semitismo racial. Sin la herencia Cristiana del odio a los judíos, el Holocausto de los Nazis no habría ocurrido. Es interesante que en Abril de 1933, cuando los Nazis despidieron empleados civiles judíos, el único país que les ofreció puestos profesionales haya sido Turquía. El primo hermano de mi padre, Josef Igersheimer, un famoso especialista ocular que fue despedido de la Frankfurt University medical school, recibió una oferta inmediatamente para dictar una cátedra en University of Estambul, que finalmente tomó. Por supuesto, se puede decir que Turquía en el régimen Ataturk era un estado secular. Sin embargo, tenía una herencia musulmana.

 

Otra excepción del antisemitismo academic que se impuso en toda Europa y en América del Norte fueron los colegios y las universidades de negros y las universidades de América del Sur que contrataron eruditos judíos, refugiados de la Alemania Nazi.

 

Tu sabes que mi esposa y yo enseñamos en dos colegios negros del Sur de los Estados Unidos. Lo triste es que la tolerancia de los europeos hacia los musulmanes y de los musulmanes hacia los judíos cambió en los años posteriores a 1945. En Europa tenía que ver con la llegada de los trabajadores migrantes de países predominantemente musulmanes y del Norte de Europa en Occidente, sociedades que habían sido relativamente homogéneas en el plano étnico.

 

De Nuevo, es difícil hablar de una vision “occidental” del Islam, pues hay opiniones muy diferentes. Conozco mejor la de Alemania. Hay bastantes personas que no sólo opinan que Alemania se está convirtiendo en una sociedad multicultural, sino que debería convertirse en una sociedad multicultural que incluya la aceptación de la diversidad religiosa, lo que significa también una aceptación del Islam como parte de Alemania. Esto fue lo que subrayó el presidente federal Wulff hace varios años cuando proclamó que “el Islam es parte de Alemania”.

La situación puede ser diferente y más tensa en Francia o en los Países Bajos. Por otro lado, están los que identifican el Islam con el terrorismo jihadista y Al Qaeda. En Alemania, las personas de origen turco, como el jefe del Partido Verde, y el Vicecanciller del Estado de Hesse, desempeñan un papel importante en la política alemana.

Por otra parte, existe una discriminación, como las encuestas de opinión pública indican, en las zonas antiguas de Alemania del Este en donde hay pocos extranjeros, contrario a lo que ocurre en Alemania Occidental, en donde hay muchos más extranjeros y musulmanes.

Yo condeno totalmente, y lo he declarado públicamente, la limpieza étnica llevada a cabo por los israelíes en la Guerra de la Independencia de 1968, que resultó forzando hasta 700.000 palestinos a huir y se negó a regresarlos a sus hogares. Considero que ese es un crimen de lesa humanidad.

Pero también considero un crimen de lesa humanidad la forma en que las naciones árabes e Irán –no Turquía- expulsó casi toda la población judía en esos países, destruyendo comunidades que han existido por muchos siglos.

Nosotros habíamos esperado hace tres años que la primavera árabe hubiera llevado democracia y tolerancia religiosa, pero hemos sido profundamente decepcionados por el resurgimiento del fundamentalismo religioso en los países musulmanes, hasta tal punto que ha llegado a Israel e incluso Estados Unidos y, hasta cierto punto, también en Turquía –lejos de su secularism anterior-.

El mundo se puso de pie por más de 150.000 personas, mientras que en Siria la mayoría de ellos civiles, fueron asesinados con complicidad rusa e iraní y las terribles matanzas que tienen lugar en África también implican conflictos religiosos. Nosotros vivimos hoy en un mundo terrible e inhumano, pero necesitamos hablar claro en donde nos paremos. Esto no significa una condena al cristianismo, el judaísmo o el islam, sino del los extremistas en las tres religiones, que todavía creo que son una minoría, sin el apoyo de la mayoría.

5/5

This project is sponsored by INSTITUTO COLOMBIANO DE ANTROPOLOGÍA E HISTORIA - ICANH

Calle 12 No. 2-41 Bogotá D.C., Colombia

Commutator: (57-1) 4440544, Fax: ( 57-1) 4440530 

Creative Commons 2016